¿Cómo conservar queso curado?

El queso curado, bien sea de oveja, de vaca o de mezcla, es uno de los principales manjares del panorama gastronómico. Cada queso curado es particular en su proceso de curación, exigiendo particularidades para obtener su máximo potencial en cuanto aromas, matices y texturas. Vamos a enseñarte cómo conservar el queso curado para poder disfrutarlo con todo su potencial por el máximo tiempo.

Temperatura de conservación del queso curado

El queso curado se conserva de manera óptima en el refrigerador pero a una temperatura no tan fría como la de los quesos semicurados. La temperatura óptima para conservar quesos curados es entre 8 y 12 ºC, por eso se recomienda poner este tipo de quesos en el cajón de las verduras del refrigerador, que suele estar menos frío que las baldas superiores. El queso tiene que estar en frío porque los quesos curados con el calor sudan y pierden parte de su grasa con lo que pierden propiedades.

Envoltorio para la conservación del queso curado

Lo mejor es conservar este tipo de quesos en papel de estraza para que el queso pueda respirar, pero a la vez esté protegido. Se recomienda cubrir la parte del corte con papel film o papel plata.

Un segundo método de conservación

Si tienes un queso curado que se está poniendo ya bastante duro, puedes optar por conservarlo en aceite de oliva. Aquí te explicamos como conservar queso en aceite.

Si tienes algún consejo adicional sobre cómo conservar el queso curado, puedes compartirlo con nosotros en los comentarios de este post

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *